Inicio > Comunicación, Empresa > Imagen y comunicación: la fotografía como factor noticiable

Imagen y comunicación: la fotografía como factor noticiable

Ya hemos hablado en otras ocasiones que un ejemplo o una imagen valen más que mil palabras. Durante las últimas semanas hemos visto varios ejemplos que la conocida crisis del pepino, nos está dejando imágenes curiosas en las hemerotecas. Si al inicio fue la consejera de agricultura de la Junta de
Andalucía la que se comía uno de estas hortalizas (con cáscara incluída) en el mismísimo invernadero de Almería, hace poco era el eurodiputado Sosa Wagner quien, pepino en mano explicó a sus compañeros su postura y de paso, acaparar las portadas de la prensa en media España.

El modelo no es nuevo, en España, quizá el ejemplo más recordado es el de Manuel Fraga dándose un baño en las aguas de Palomares para transmitir tranquilidad a la ciudadanía, pero hay muchos más. La camaleónica presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, es capaz de instalar señales de tráfico, hacer de modelo en la inauguración de un hospital o ponerse la indumentaria de un cirujano o el casco de un albañil.   El presidente Obama también es bastante dado a este tipo de imágenes. Así por ejemplo, quiso transmitir las buenas relaciones con Rusia almorzando en un restaurante de comida rápida con su homólogo Medvedev como si de dos trabajadores de oficina se tratase. Una imagen que sea capaz de transmitir bien una idea, tiene el potencial suficiente como para aumentar la notoriedad de sus protagonistas aunque la noticia en sí no tenga demasiado relieve, por eso en ocasiones en las que las palabras no bastan, la ejemplificación y personificación de un concepto puede proyectar mucho mejor el mensaje que se desea transmitir. 

También en comunicación corporativa es posible encontrar ejemplos de este tipo de estrategias de comunicación. Lo que ocurre es que los políticos suelen tener mayor proyección pública que los empresarios, por lo que sus acciones tienen mayor visibilidad. Además, los responsables de las grandes firmas, suelen huir del protagonismo mediático para centrarse en mayor medida en la gestión de los resultados. En el caso empresarial, prima la proyección de la marca sobre la de la persona. Aún así, resulta paradigmática la imagen del presidente de Ryanair, Michael O’Leary quien suele protagonizar fotografías muy curiosas para ilustrar las noticias relativas a su compañía. Si consigue transportar a 50 millones de viajeros en Italia, camiseta conmemorativa al canto; si amplía rutas en España, se disfraza de matador de toros; si hace lo propio con Cataluña, se retrata con barretina; que se trata de anunciar alguna campaña promocional, no duda en hacerlo saber con una sencilla imagen, incluso se atrevió a declararle la guerra a Iberia, escenificándolo como consideró oportuno.  O’Leary es consciente del valor de estos espacios y de que a su público, generalmente jóvenes, les agrada esa imagen desenfadada y rebelde que proyecta. No le hace falta que le dediquen una noticia, con que le den una imagen es suficiente. 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: