Inicio > Comunicación, Empresa > Comunicación en grandes empresas

Comunicación en grandes empresas

En los últimos meses hemos visto como grandes empresas españolas han saltado a la palestra informativa por una u otra razón. Nueva Rumasa, Repsol, Red Eléctrica, Bankia… Todas ellas han acaparado la atención informativa durante algunas semanas por temas de diversa índole. Y todas ellas han mostrado su manera de comunicar con uno u otro estilo.

Decimos estilo porque, por regla general, responde a la identidad corporativa y filosofía de la empresa. En algunos casos, se buscan espacios en los medios y se trabaja en oportunidades de comunicación para tener visibilidad y mejorar la percepción de la marca. Mientras, en otras ocasiones, estos departamentos se centran en controlar todo aquello que se muestra de la compañía con un espíritu más discreto que huye de protagonismos mediáticos.

Las características de las grandes corporaciones y del contexto económico y social, provocan, en algunas ocasiones, ciertos recelos a la hora de comunicar. Así por ejemplo, las empresas participadas o que dependan de su cotización en bolsa, cuidan muy mucho la publicación de sus resultados o los rumores sobre futuras adquisiciones e intereses en otras compañías.

La labor de los departamentos de comunicación es, por lo general, mucho más completa de lo que podría parecer a simple vista, ya que las tradicionales labores que se desarrollan se suman otras labores diseñadas ad hoc para la empresa en cuestión. Todo esto, sin incluir las labores de comunicación interna, tan necesarias en compañías de gran envergadura.

Así pues, la comunicación se ubica en un lugar fundamental para el buen rendimiento de una empresa, máxime durante procesos eventuales de máxima visibilidad en el que puede enfrentarse a una crisis por una opa, rumores de venta, o como estamos viendo durante las últimas semanas, incluso la nacionalización de la compañía.

La coyuntura de crisis, ha supuesto que muchas empresas de gran tamaño, se hayan visto obligadas a ajustar sus plantillas. Esto ha supuesto para muchas, un proceso traumático, ya que no han sabido hacer llegar esta información de forma eficiente tanto a trabajadores, inversores, como a los propios clientes. De forma paralela, se ha producido un ajuste para las partidas destinadas a los departamentos de comunicación, obviando las necesidades de trasmitir mensajes de tranquilidad y fortaleza a empleados, accionistas y clientes.

El trabajo que se desarrolla desde los departamentos destinados al márketing y la comunicación pueden valorarse de forma económica, sí pero sobretodo radican en una considerable inversión en el intangible de la marca de determinada compañía. Las empresas no deberían hipotecar el cuidado de su imagen a medidas de ajuste a corto plazo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. noviembre 6, 2013 en 9:35 am
  2. julio 7, 2014 en 7:32 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: