Inicio > Comunicación, Empresa, Internet, Liderazgo > Gestión de las expectativas: el caso de Apple

Gestión de las expectativas: el caso de Apple

Tras la presentación del iPhone 5, la mayoría de los especialistas han catalogado al nuevo producto de Apple como ‘poco revolucionario’. Hay cambios, sí, pero los justos. Una pantalla más grande, una mejora del rendimiento de sus componentes, un dispositivo más fino… Pero la percepción más generalizada es que la compañía de Cupertino no ha estado a la altura de las expectativas creadas a raíz de su nueva presentación. Por si fuera poco, no han parado de aparecer críticas a algunas de las aplicaciones, como la de los mapas, que llegó a salir en portada de algunos diarios a nivel nacional.

Sin entrar en el apartado técnico, vamos a hacer una breve reflexión sobre por qué cada vez resulta más difícil a la compañía sorprender a su público y al mercado. Los directivos de la compañía mantuvieron los elementos clásicos de toda presentación: simultaneidad en todo el mundo, sencillez, expectación, un keynote… se presentó cada novedad del nuevo dispositivo como en ocasiones anteriores se hizo con las revolucionarias aplicaciones del iPhone 3, pero esta vez, el efecto no fue el mismo. ¿Por qué? Son varios los factores los que convergen. Por ejemplo, antes, sólo Apple ofrecía un producto como el iPhone. En los últimos años, la competencia se ha puesto las pilas hasta casi adelantarles. Los últimos modelos de su competencia más directa en este segmento, Samsung, presentan una gran calidad y unas prestaciones muy competitivas. Y lo seguirán haciendo, por lo que la compañía de la manzana se verá obligada a esmerarse cada vez más si quiere mantener el liderazgo de su marca.

Y es ahí donde reside el quid de la cuestión. Sin duda, una de las cosas que mejor gestiona la compañía es precisamente su imagen de marca. A pesar de que no gasta un centavo en publicidad, la de Cupertino es una de las firmas mejor valoradas del mundo.

Apple es experta en crear necesidades donde quizá antes no existían. Cada spot de Apple supone dos cosas. Por una parte, el empleo del storytelling para hacer al usuario partícipe de una historia. No te muestra las especificaciones técnicas de sus dispositivos, sino lo que puedes hacer con ellas en el día a día. Eso supuso en su momento un distanciamiento notable respecto a la competencia.

En resumen, en las últimas citas, la compañía estadounidense ha dejado bastante que desear en primer lugar porque la expectativa creada era tan grande que no ha logrado lo que hasta entonces conseguía con facilidad: sorprender a su público. Y segundo, porque sus rivales ya saben por dónde atacar a la compañía: mediante productos competitivos y el desprestigio de sus presuntas innovaciones. Habrá que trabajar aún más duro.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: